Soy lo que como: Un estudio demuestra que el ADN cambia en función de la comida

¿Ha evolucionado el cerebro del hombre de las cavernas por ingerir carbohidratos?  ¿O, por el contrario, habrá sido la proteína de la “dieta paleolítica”, actualmente  denominada “dieta low carb”, “dieta paleo”  o “paleodieta”, que ahora están tan de moda? ¿Estas dietas pueden haber cambiado a nuestro ADN? 

La evolución del cerebro humano

La dieta paleo

Mucho se ha escrito sobre la evolución del hombre, pero hasta ahora nadie sabía con seguridad, por qué se ha producido la evolución del cerebro. El hombre cazador-recolector tenía un elevado consumo de carne, pescado y algunas frutas, con falta de carbohidratos. Esta nutrición es propia de lo que se llama ahora dieta low carb o dieta paleo. Se pensaba que este comportamiento dietético podía haber iniciado el crecimiento del cerebro por un aumento de ingestión de proteínas.

¿Pero para la evolución del cerebro es necesario algo más que una dieta paleo?

Según la publicación “The Importance of Dietary Carbohydrate in Human Evolution” en la revista “The University of Chicago Press”La dieta paleo solamente era el inicio y se cree que realmente eran los hidratos de carbono y su cocción que habían sido los responsables de la expansión del cerebro.

Esta hipótesis se basa en el hecho que el cerebro gasta una gran cantidad de la energía del cuerpo (el 25% ) y consume mucha glucosa (aproximadamente el 60% de la glucosa de la sangre). Con las dietas con bajo contenido en hidratos de carbono, tipo  dieta low carb o dieta paleo, no se puede obtener la cantidad necesaria de glucosa de una manera fácil.

Ahora probablemente me diréis que se puede obtener glucosa por otras vías metabólicas. Esto es cierto, el cuerpo puede quemar otras sustancias para obtener glucosa, pero no de la forma tan eficiente como cuando ingerimos directamente carbohidratos. Y esto es muy importante en ciertas circunstancias especialmente sensibles, como por ejemplo, para crear las condiciones idóneas para el feto durante el embarazo.

Según el estudio mencionado, cuando el hombre empezaba a cocinar, este nuevo hábito le proporcionaba hidratos de carbono más fácilmente digeribles. Paralelamente se desarrollaron los enzimas de la saliva y del páncreas para poder asimilar este cambio de dieta basada en almidón. Y con ello el cerebro recibía más y más cantidad de glucosa y tenía las condiciones propicias para evolucionar. 

En la publicación se argumenta que el cambio de la dieta a través de la historia ha producido la evolución del cerebro.  ¡Es asombroso cómo la dieta puede ejercer una influencia tan grande! ¿Pero qué mecanismo  ha provocado este cambio?

¿Influye la dieta en el estado de nuestro cerebro?

Ya existían algunas publicaciones  recientes acerca de la influencia de la composición de la dieta sobre el cerebro. En Mayo de este año, por ejemplo, salieron las conclusiones respecto a la influencia de las grasas trans sobre nuestro cerebro.

No pretendemos asustaros, solamente informaros para que os lo pensáis dos veces antes de comer un producto en el que figura la descripción de “Aceites vegetales hidrogenados”. Pero los detalles podréis encontrar en nuestro post“Lo que comes determina el estado del cerebro y tu buena o mala memoria”¿Pero de aquí a que la alimentación pueda provocar un cambio en el ADN?

¿Cambió nuestro ADN a causa de la dieta?

Pués parece que sí! Hasta ahora creíamos que una transformación de la dieta no podía provocar un cambio en el ADN, pero hace solamente unos días, la Universidad de Oxford publicó un novedoso estudio que demuestra que la frase “Somos lo que comemos” es verdad. “Scientists uncover genetic evidence that ‘we are what we eat'”. 

Los científicos evidenciaron en esta investigación, publicada en la revista The Journal Genome Biologyque las secuencias de ADN cambiaban si variaba la composición de la comida. Los autores argumentan que la comida que ingerimos puede haber alterado nuestro material genético, porque los seres vivos reconstruimos constantemente el ADN a partir de los compuestos que ingerimos con la dieta.

Para demostrarlo han estudiado varios grupos de parásitos que provienen del mismo origen y que han evolucionado de manera diferente al vivir en distintos huéspedes e ingerir una comida diferente.

Encontraron que el nivel de nitrógeno en la dieta de un parásito contribuye a cambios en su ADN. En esta investigación se ha visto por primera vez como la adaptación a las distintas dietas influye en las secuencias del ADN. Esto muestra la relación entre el metabolismo celular, la genética y la evolución.

 Una fuente de nitrógeno en la dieta son las proteínas de la carne y del pescado. Si este hallazgo se podría trasladar al hombre, ¿significaría esto que la evolución del cerebro es debido a la dieta paleo, contradiciendo la investigación mencionada al principio? Buenas noticias para los amantes de las dietas paleo!

Los investigadores ya se han pronunciado “We are what we eat

….. para un cerebro grande y potente.

Referencias:

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Bueno el artículo. Y quisiera yo colaborar con la idea con el ejemplo más dramático y clásico en lo referente a la alimentación.
    Ese ejemplo lo tenemos en las abejas.
    La abeja reina es morfológicamente completamente distinta que una abeja obrera, sin embargo el hecho que fuera alimentada con “jalea real” logra la gran desdiferenciación, no obstante provengan genéticamente de un mismo tipo de huevo. Los componentes de la jalea real la transforman en una abeja reproductiva en vez de una obrera.
    Sería bueno encontrar una “jalea real” para humanos…imagino…no?
    Saludos Jorge

    Me gusta

    1. Yvonne dice:

      Hola Jorge,
      Muchas gracias por tus comentarios! Es verdad, en las abejas tenemos el mejor ejemplo. Parece increíble como de un mismo tipo de huevo se pueden desarrollar abeja reina y abeja obrera!

      Sí, necesitamos la jalea real para humanos, jajaja!
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  2. Es cierto Yvonne nosotros somos responsables de nuestro organismo y de su buen funcionamiento. Saludos.

    Me gusta

    1. Yvonne dice:

      Hola Barbara,
      exacto, según los estudios, la genética solamente influye en un 20%, mientras que la comida y el entorno influyen en un 80%.
      Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  3. perlita1 dice:

    La verdad, esto no me sorprende mucho…porque ocurre que los asiáticos, son delgados viviendo en su país, pero obesos al llegar a EEUU…

    Me gusta

    1. Yvonne dice:

      Hola Perlita, esto es cierto y es la mejor demostración de que la genética es solamente una parte de nosotros y que nosotros tenemos la decisión sobre lo que queremos ser!
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s