Adicción emocional ….. cuando los pensamientos y emociones se convierten en adictivos

Esta semana una compañera de trabajo me recomendó una película muy interesante que tiene ya unos añitos, “Y tu qué sabes”, que me ha inspirado a tener algunas reflexiones sobre realidad, pensamientos, emociónadicción emocional.

¿Los pensamientos son capaces de influenciar nuestra realidad física?

Adicción emocional – el cerebro convierte los pensamientos y emociones en adictivas

La película tiene estilo de documental, en el que científicos de universidades americanas prestigiosas explican lo que es la realidad a través de nociones básicas de la mecánica cuántica, psicología, psiquiatría, bioquímica y neurociencia. Examinan como nuestra conciencia crea su propia realidad. El documental muestra como nuestros pensamientos son capaces de influenciar nuestra realidad física.

El enfoque de una misma realidad puede ser diverso. Cada persona tiene su realidad particular, positiva o negativa. Un mismo hecho puede tener importancia o ser insignificante, dependiendo de la actitud y los pensamientos de la persona.

¿Qué es la realidad?

¿Es la que vemos a través de una cámara ….o la que percibimos a través de nuestros ojos? ¿O la que transformamos mediante los pensamientos debido a nuestra educación, nuestras creencias, nuestra cultura, las emociones o las experiencias vividas? Desde luego modulamos la realidad, consciente- o inconscientemente, lo que afecta a nuestra manera de ser y esto tiene una repercusión directa sobre la salud. Los autores del documental plantean la importancia que tiene una actitud positiva. Están convencidos de que lo que pasa dentro de nosotros determina nuestra vida exterior.

¿La realidad es lo que vemos a través de los ojos o es algo interior?

Se han realizado experimentos de neurociencia, observando el área del cerebro que se estimula cuando una persona ve un objeto y cuando lo recuerda: ¡Es el mismo área! Esto significa que el cerebro no distingue entre lo que ve y lo que recuerda. Activa las mismas redes neuronales.

Al procesar la información que recibimos por los sentidos solemos eliminar alguna parte de ella para quedarnos con lo que nos interesa, creamos una realidad particular. En cambio una cámara fotográfica percibe el total de la información. No tiene pensamientos y no aplica ningún criterio para modular la realidad.

Los pensamientos y la cristalización del agua

Los autores del documental mencionan las investigaciones del Dr. Emoto, un científico japonés que estudió la estructura de los cristales de agua al congelarse. Le sorprendió que no había dos copos de nieve que tenían la misma estructura de cristal. Las aguas naturales cristalizan en cristales tridimensionales y hexagonales preciosas.

El Dr. Emoto explica que todas las sustancias vibran y que la vibración viaja por el agua. Expuso el agua a música clásica y música moderna y vio las diferencias de su cristalización. Aplicó estímulos mentales, pensamientos positivos y negativos, a distintos frascos llenos de agua y filmó la cristalización tan distinta. Evidenció que el pensamiento afecta a las moléculas de agua.

Es un tema controvertido, que se puede creer o no. Pero podemos pensar que nuestro cuerpo en gran parte es agua y si esto fuera verdad …. ¿Cómo nos afectarán los pensamientos a nosotros, si afectan a la estructura molecular del agua? Pero si enfocamos el tema desde el punto de vista de la neurociencia:

¿Que genera un pensamiento?

Nuestro cuerpo es una entidad formada por órganos, una multitud de células, sustancias, moléculas y átomos. Un pensamiento crea procesos electroquímicos en distintas regiones del cerebro. Las neuronas se conectan entre ellas mediante ramificaciones formando una red y en cada conexión está la información de una idea o de un recuerdo.

Por la memoria asociativa, los pensamientos, ideas y sentimientos están interconectados y enlazados entre sí. Hemos construido un modelo del mundo exterior, de acuerdo con nuestras experiencias previas y las emociones.

El cerebro tiene neuroplasticidad para amoldarse a las distintas circunstancias. Puede formar nuevas sinapsis con otras áreas para conectar neuronas según las experiencias vividas. Si todos los días experimentamos emociones desagradables como el enfado, las neuronas están constantemente enlazándose de una manera determinada, generando un patrón de red neuronal particular, nada favorable para nuestra salud mental.

Una respuesta física desencadenada por un simple pensamiento

Todos los procesos del cuerpo funcionan por receptores. Las sustancias producidas en el organismo se unen a los distintos receptores de las células del cuerpo. Este flujo químico de sustancias provoca una reacción física a través de células y glándulas.

Un simple pensamiento puede desencadenar en el cerebro una cascada de acontecimientos y sus respuestas físicas. ¿Quién no las ha experimentado? Ejemplos de esto son el aumento de la frecuencia cardíaca ante el miedo, la sudoración en una situación de estrés, las manifestaciones físicas en la mujer o en el hombre cuando le atrae alguien.

Cuando una emoción se convierte en adictiva

Igual que una droga, los pensamientos pueden ser adictivos, no se pueden evitar, no se pueden controlar. Se puede ser adicto a las emociones y a los pensamientos. Es como una obsesión, a través de ella se quiere conseguir más y más de las sustancias que se generan en el cuerpo, igual como si se tratase de una droga.

Somos adictos a las endorfinas, las sustancias que producimos internamente. Nos recompensan, haciéndonos sentir bien. Y si los receptores de las células reciben una carga fuerte de sustancias, se insensibilizan y poco a poco disminuye el efecto y la “droga” ya no tiene el mismo resultado que anteriormente.

Qué hacer para no estar preso de la adicción emocional

Se trata de no repetir el patrón de conexión de las neuronas, simplemente modificando los pensamientos. Pero cambiar esta faceta del ser humano no es una tarea fácil, precisamente por estar preso de la adicción mencionada. La única terapia es tener un objetivo y reformular la vida, tener una actitud proactiva, desarrollar acciones creativas o perseguir la superación personal y profesional.

¡Nosotros escogemos!

Pero para finalizar de forma positiva: También existe una adicción emocional muy placentera: el enamoramiento. Os recomiendo el post “Efectos de la oxitocina… la hormona del amor”, dónde podéis descubrir las acciones tan potentes de esta hormona.

Referencias:

Documental “¿Y tu qué sabes?”

https://www.youtube.com/watch?v=PL50Q0DoWag

https://www.youtube.com/watch?v=3xLOrcYFk90

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ¿Cómo es que en los últimos días, si me hago una pregunta, abro tu blog y está la respuesta???

    Aunque ya conocía los experimentos del Dr. Emoto y las teorías del Dr. Bruce de cómo los pensamientos cambian nuestra realidad, el enfoque que tú le das aquí responde una pregunta que me hacía ayer.

    Muchas gracias, amiga, creo que tengo una sincronía contigo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Yvonne dice:

      Tus comentarios para mi son una recompensa! Muchas gracias! ❤
      Mañana tenemos una cena de blogueros y lectores en Barcelona, pero me temo que estás lejos de aquí, no?
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

      1. Si, un poquito… en Ciudad de México, lástima

        Le gusta a 1 persona

  2. Reblogueó esto en A que viney comentado:
    Lo que pensamos modifica nuestra realidad

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s