¡Tres vasos de leche al día suponen un riesgo grave para nuestra salud!

Cup Of Milk 4

El 28 de octubre 2014 se publicó el estudio “Leche y mortalidad” en el British Medical Journal. El profesor Karl Michaelsson de la Universidad de Uppsala, Suecia demostró que el consumo de más de tres vasos de leche al día podría suponer una muerte prematura y mayores riesgos de fracturas óseas especialmente en las mujeres.

Somos los únicos mamíferos que seguimos bebiendo leche en edad adulta. Pero no todas las personas pueden beber leche porque les falta la lactasa, el enzima que se necesita para digerir la lactosa de la leche. Esta es la razón por la que los asiáticos no toleran la leche, les falta la lactasa; en cambio, los europeos la toleran, porque producen dicho enzima. La costumbre de beber leche se remonta a tiempos, cuando el hombre aprendió a ser ganadero. Entonces el cuerpo desarrolló la capacidad de sintetizar lactasa, que fue una gran ventaja para sobrevivir. Actualmente no dependemos tanto de la leche fresca en edad adulta y es mejor tomar productos lácteos fermentados como queso, yogurt o kéfir.

leche fermentada es más saludable!

¿Por qué no tomar leche sin fermentar?

Los europeos toleramos la leche, pero tomarla cuando somos adultos no es sano en absoluto. Un estudio sueco con 61084 mujeres entre las edades de 38 a 76 años, pone de manifiesto que con 4 tomas de leche por día el riesgo de cáncer de ovario es el doble que con 2 tomas por día. Se ha relacionado la ingesta de lactosa con un determinado subtipo de cáncer de ovario.

Otra investigación señala también la asociación entre la lactosa (el azúcar de la leche) y cáncer de ovario por los efectos tóxicos de sus metabólitos:

El estudio se realizó durante 20 años mediante encuestas de dieta en mujeres y un seguimiento posterior de la incidencia de cáncer. Se observó que la incidencia de cáncer de ovario en mujeres que tomaban cantidades más elevadas de leche era el doble que en mujeres que tomaban poca. El resultado del estudio es que por cada 11 g de incremento de consumo de lactosa (contenido en un vaso de leche) aumenta el riesgo de cáncer en un 20%, es decir, por cada vaso de leche demás aumenta el riesgo considerablemente!

¿La leche desnatada es peor?

Sí, en la leche desnatada la proporción de lactosa es mayor y la situación es todavía peor. En este enlace podréis ver la publicación: Para mujeres que consumen 1 o más vasos de leche desnatada al día, el riesgo aumenta hasta el 32% y el riesgo es 69% mayor que en mujeres que consumen solamente 3 tomas de leche al mes.

¿Por qué la leche fermentada es más saludable?

El peligro está en la leche sin fermentar, ya que el riesgo para la salud está relacionado con la lactosa y esta que va desapareciendo durante la fermentación. 

Nos hace más vulnerables a infecciones

Otras fuentes corroboran más efectos a tener en cuenta: Algunos expertos en el tema aseguran que los lácteos contienen antígenos que agotan el sistema inmunológico, provocando que seamos más vulnerables a las infecciones.

…… Y favorece la osteoporosis

Otros como William Ellis, expresidente de la AcadeYmia Americana para Osteopatía aplicada ha observado a través de miles de análisis de sangre practicados a sus pacientes que las personas que toman de 3 a 5 vasos de leche por día tienen niveles de cálcio en sangre más bajos.

Ello es debido a que la proteína láctea produce un pH ácido en las células que el cuerpo intenta de equilibrar con minerales de los huesos. Para asimilar el calcio, la proporción de fósforo:calcio debe ser 1:2, lo que no ocurre en la leche, pero sí en el queso curado en el que la relación es mucho más favorable. Por ello comer queso es más saludable que tomar leche sin fermentar.

Si no metabolizamos bien la caseína, se puede producir fatiga crónica

 Además, la caseína, la principal proteína de la leche, es metabolizada mediante un enzima (la denominada renina gástrica) que disminuye con la edad. Si no se dispone de suficiente cantidad de esta enzima, la caseína que queda sin metabolizar puede generar fatiga crónica al impedir la absorción de otros nutrientes esenciales.

Pero los productos lácteos fermentados son muy saludables

Una buena noticia es que, si sustituimos la ingestión de leche por productos lácteos fermentados como queso, yogur o kéfir, disminuye el riesgo de cáncer de vejiga urinaria. Esto se demostró en un estudio con hombres y mujeres suecos.

¿Y entonces, por qué no nos informan acerca de estos riesgos?

Después de consultar las investigaciones existentes en Pubmed me pregunto:

¿No es indecente que no nos adviertan públicamente sobre el 
riesgo de beber leche sin fermentar en edad adulta, si existen 
más de 500 estudios científicos que confirman que no es saludable? 
Hasta cierto punto puedo entender los intereses económicos de 
las empresas y de los gobiernos, porque en los últimos años se 
ha reducido el consumo de leche en algunos países hasta un 40% 
a causa de estos hallazgos. 
Pero, si existen estudios contrastados hace años, todos tenemos 
derecho a estar informados sobre estos peligros ........ lo que 
debe prevalecer siempre es la salud pública! 
Luego ya decidirá cada uno si quiere o no correr el riesgo.
Anuncios

10 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Yvonne dice:

      Hola Ana María,
      sí, existen muchos motivos por las que podemos dejar de beber leche en edad adulta; su consumo, sin duda, tiene un impacto en nuestra salud, pese a lo que nos quieren hacer creer algunas empresas con intereses comerciales. Hace mucho tiempo que se tiene conocimiento sobre los inconvenientes del consumo de la leche como:
      – El cálcio interfiere en la absorción del hierro: Si tienes anemia y sigues una dieta rica en hierro no se absorberá si bebes mucha leche.
      – Las altas proporciones de proteínas de la leche podrían contribuir a la pérdida de calcio en el hueso.
      – La mucosidad que genera la leche.
      – Los medicamentos, como por ejemplo antibióticos, que suministran a las vacas y que pueden pasar a la leche.
      – Las hormonas que ingerimos procedentes de la leche.
      – Los contaminantes como por ejemplo las dioxinas que son cancerígenos conocidos.
      – Sus grasas saturadas y el colesterol.
      – La lactosa, las intolerancias y los estudios sobre el cáncer debido a la lactosa.
      – La leche sin fermentar produce estreñimiento.
      – y algunas investigaciones más que se pueden revisar en Pubmed.

      Pero ello no quiere decir prescindir totalmente de productos lácteos fermentados como Kéfir o yogur que son muy saludables.

      ¡Gracias por interesarte por el blog!
      Un abrazo

      Me gusta

  1. Yvonne dice:

    Hola Vicente,
    no puedo encontrar lo que mencionas: “In summary, we did not observe a significant overall relationship between dietary lactose and ovarian cancer”.
    Un abrazo

    Me gusta

    1. Hola,
      http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ijc.20086/pdf
      Página 276, parte superior de la columna de la derecha.

      Me gusta

      1. Yvonne dice:

        Hola Vicente,
        gracias por la ayuda. He examinado el estudio y veo que la frase del artículo sigue, concluyendo que, tomando la cantidad diaria de leche recomendada para cubrir los niveles de calcio óptimos, se tiene el riesgo doble de sufrir el subtipo seroso de cáncer de ovario:
        “… Among the serous subtype only, we found a 2-fold increase in risk associated with dietary lactose at a level recommended for optimal calcium intake. This data are consistent with other prospective data and are biologically plausible given the potential ovarian toxicity of galactose and resultant elevations in gonadotropin stimulation.”

        El autor comenta que esto es plausible, dada la toxicidad potencial de la galactosa para el ovario. Con ello quiere decir lo siguiente: La lactosa se metaboliza en el intestino (mediante el enzima lactasa) produciendo glucosa y galactosa y esta última se metaboliza a glucosa, principalmente en el hígado. Si se acumula por una falta de las 3 enzimas que actúan en este proceso o por saturación hepática, se puede provocar el aumento de las gonadotropinas, hormonas femeninas, y estas pueden perjudicar al ovario.

        Muchas gracias por tus comentarios, Vicente, está bien que me hagas pensar y recordar los principios básicos de la bioquímica …. ahora ya hace bastantes añitos que los aprendí!
        Un abrazo

        Me gusta

  2. Hola Yvonne,

    En el primer estudio que citas: el grupo de mujeres que bebía menos de dos vasos al día declaró tomar 1073 Calorías/día, mientras que el que bebía 4 vasos o más declaró tomar 1645 Calorías/día. Esa diferencia podría explicar cualquier resultado obtenido, al margen del consumo de leche.

    Por otro lado, eso es lo que declararon consumir al principio del estudio. Ni siquiera se comprobó de verdad, solo se pidió que se completase cuestionario contando lo que se había comido en los meses anteriores. Nunca más a lo largo del estudio se volvió a preguntar: ¿quién mantiene su dieta 13 años y medio, que es el seguimiento medio que hicieron?

    En el segundo artículo concluyen: “In summary, we did not observe a significant overall relationship between dietary lactose and ovarian cancer”. Y si miras los casos de cáncer en función del consumo de leche, las mujeres que consumían una cantidad intermedia en la tabla (11g lactosa/día) eran las que menos casos de cáncer sufrieron. Si ni siquiera hay una relación creciente de casos con la dosis es lógico que digan que no han encontrado nada.

    En el siguiente documento se analizan y resumen artículos que buscan relación entre cáncer y lácteos:
    http://www.cancer.org.au/content/pdf/CancerControlPolicy/PositionStatements/PS_Dairy_foods_calcium_and_cancer_May_2007_Updated_July_2009.pdf

    Conclusión en ese documento, tras mirar los datos disponibles sobre el cáncer de ovario: “There appears to be no significant association between the consumption of dairy products and the risk of breast and ovarian cancer.”

    Otra pega de este tipo de estudios es que solo se fijan en un tipo de enfermedad. ¿Y si los lácteos mejoran la salud en otros aspectos? De los alimentos hay que mirar el efecto en su conjunto.

    Me gusta

  3. Yvonne dice:

    Hola Vicente,
    en parte estoy de acuerdo con el artículo del link que recomiendas. Si las vacas están en el campo y comen hierba, como lo suelen hacer, por ejemplo, en Suiza, al menos la leche será de mejor calidad. En todo caso contiene lactosa, la que las investigaciones señalan como sospechosa de provocar cáncer de ovario.
    Pero la mayoría de los consumidores no tiene el privilegio de consumir leche ecológica. La leche de las marcas comerciales de los supermercados provienen de vacas que están en establos… que no se mueven en todo el día… que no tienen espacio …muchos animales hacinados con riesgo de contraer enfermedades, por lo que necesitan antibióticos ….que comen piensos, demasiado pronto nos olvidamos de la “enfermedad de las vacas locas” que estaba provocada por priones en los piensos poco controlados. Algunas veces hemos leído en la prensa noticias sobre hormonas que los ganaderos administraban al ganado.
    Supongamos ahora que la leche es de calidad aceptable y elaboramos con ella kéfir, yogourt o queso. La lactosa ha quedado fermentada y, según las investigaciones, es incluso beneficioso tomarlo y como mínimo hay indicios que disminuye el riesgo de cáncer de vejiga urinaria.
    Por otro lado, Vicente, los estudios no han hallado solamente unos pocos casos de cáncer, sino en el primero 266 cánceres de ovario epitelial y 125 cánceres de ovario de otro tipo, unas cantidades nada despreciables de un total de 61084 mujeres y con un dato muy significativo: Mujeres que toman 4 vasos de leche/día tienen el doble de riesgo que mujeres que toman 2 vasos/día:
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15531686
    La siguiente investigación aún es más extensa, con 80326 mujeres y con resultado:parecido de aparición de casos de cáncer de ovario invasivo.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15069693

    …. y lo podemos llamar sospecha, indicios …y que cada uno juzgue por si mismo! Luego está también otra discusión: La lactosa se utiliza en la fabricación de algunos medicamentos, los comprimidos. ¿Qué opináis de todo esto?
    Un abrazo

    Me gusta

  4. Hola Yvonne,
    quizá sea verdad, pero los estudios epidemiológicos/observacionales no pueden probar la relación causa-efecto. No son una prueba válida y los errores que se han cometido en el pasado por usarlos como prueba han sido mayúsculos.

    Pueden resultar interesantes estas lecturas:
    http://garytaubes.com/2012/03/science-pseudoscience-nutritional-epidemiology-and-meat/
    http://eatingacademy.com/nutrition/is-red-meat-killing-us

    Y no lo digo por defender la leche porque yo no bebo leche, bebo kéfir.
    Un saludo

    Me gusta

    1. Yvonne dice:

      Hola Vicente, muchas gracias por este punto de vista tan interesante. En el post remito a los estudios de la base de datos Pubmed que utilizamos los médicos y farmacéuticos. Estoy trabajando en una multinacional farmacéutica que hace sueros e inyectables para los hospitales y para nuestro sector esta base de datos es una fuente fiable. En vista de los estudios y por mi responsabilidad no puedo aconsejar a nadie de beber leche sin fermentar….otra cosa muy diferente es el kéfir. Haces muy bien en beberlo y llegarás a los 100 años con salud!!!
      Un abrazo

      Me gusta

      1. No solo lo bebo: me encanta y desde que lo tengo en casa una de las alegrías del día es tomármelo. Delicioso.

        Kris Gunnars hace unos resúmenes científicos que me gustan mucho. Éste es de productos lácteos:
        http://authoritynutrition.com/is-dairy-bad-or-good/

        Enlaza muchos resultados científicos (supongo que casi todos de pubmed). Entre ellos hay dos categorías: los que aportan sospechas pero no evidencias, y lo que tratan de aportar evidencias. Los primeros son los observacionales. Los segundos los estudios clínicos aleatorizados (RCT, randomized clinical trials).

        Por ejemplo, cuando dice que la gran mayoría de la evidencia dice que los lácteos mejoran la densidad de los huesos, reducen la osteoporosis y bajan el riesgo de fractura en los mayores enlaza seis artículos científicos del tipo RCT (están tras el texto “The great majority of evidence shows that dairy improves bone density, reduces osteoporosis and lowers the risk of fractures in the elderly.”). Esos resultados son muy fiables.

        En cambio, cuando habla de la posible relación con el cáncer, los estudios citados por Gunnars son todos epidemiológicos, es decir pueden despertar una sospecha, pero no sirven para acusar.

        También hay que tener cuidado con los resultados de esos estudios, porque si entre un millón de personas que beben leche se dan 3 casos de un tipo de cáncer, mientras que entre un millón que no bebe se da un solo caso, nos cuentan que el riesgo se incrementa un 33%, cuando en realidad la diferencia de riesgo entre ambos grupos de población sería mínima.

        Si en el estudio observacional se observa que cierta variable aumenta el riesgo 20 veces, por decir algo, se puede considerar como evidencia científica. Pero un aumento del 33%…

        A menudo no se puede tener nada mejor que un estudio observacional, pero eso no aumenta su validez.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s